martes, 18 de febrero de 2014

ESPERAR EL ECO

Esperar el eco
(desde El cementerio marino, de Paul Valéry)


J´attends l´echo de ma grandeur interne

Paul Valéry. El cementerio marino, VIII, 4.

  
   Leo por vez primera este poema de Paul Valéry, en la traducción de Jorge Guillén (Alianza Editorial, 1967), y termino sumido en un encantamiento como hace tiempo no sentía. Parco y extenso a la vez, paradójico, hondísimo poema. Se acaba admirando esa bóveda líquida con la que da inicio y concluye, viéndose ahí, en el fondo del mar, preguntando por el sentido de este mundo asombroso, pero extraño e incoherente, lamentándolo, herido por la contradicción, como el poema cuando, cerca del final, alude explícitamente a una de sus claves:

         ¡Zenón, cruel Zenón, Zenón de Elea! / Me has traspasado con la flecha alada / que vibra y vuela, pero nunca vuela.

   Dolido y, no obstante, celebrándolo, de tan repleto y desbordante de misterio al alcance del ojo, el oído, la mano, la experiencia.
   Inmediatamente, añade:
  
         ¡A revivir en la onda, corramos!

   En 24 sextetos rimados, Valéry expresa aquello para lo que la literatura parece existir, carente de respuesta definitiva, múltiple hasta el infinito, gozoso y frustrante, luminoso y aterrador.

   Para qué, pues, me pregunto, la grafomanía, esta profusión de textos y publicaciones, tanto ruido. Unas cuantas estrofas bien trabadas dirán siempre más, lo justo, lo que tiene que ser dicho y merece recuerdo. Aunque su humildad sea sólo aparente. Porque la espiguilla de versos de Valéry anhela nada menos que decir el mundo, y aun más: el lenguaje y lo indecible desde donde nadie lo dijo, desde donde no puede ser dicho; sin embargo, sus símbolos guardan enseñanzas tan valiosas como la escritura motorizada que nos invade, por calificarla parafraseando a Carl Schmitt. No conviene pasar por alto la sabiduría oscura y difícil que brindan libros como El cementerio marino. Rilke sería otro ejemplo. Es mejor que la literatura imite a los poetas, no a los juristas del tercer Reich.




No hay comentarios:

Publicar un comentario